Crónica de Lima #002: Muerte en el Jirón de la Unión

Viernes. Nueve de la noche. Hora muy normal para empezar a andar de bar en bar. En la Plaza San Martín se aglomeran pequeños grupos de personas, todos con cervezas o ron o vodka o algún alcohol más barato con el que recibir el sábado. Cruzo la avenida Nicolás de Piérola. Algunos transeúntes ingresan a los bares de siempre. Hago lo mismo. Bajo las escaleras. Entro a la cueva.

La casa está llena en el Bar De Grot, primera parada del Bar Tour de esa noche por el Centro Histórico. Me encuentro a dos amigos. Después de tomar unas cervezas parados al lado de la barra, conseguimos una mesa. Conversamos. Pasan dos horas. El lugar se llena más. Cerca de un centenar de individuos da vueltas y conversa en voz alta y bebe en la cueva subterránea que es De Grot. Perdemos la cuenta de las cervezas, seguimos pidiendo dos más. Y dos más. Y dos más. Todavía muy conscientes pero ya en onda, pedimos un par de canciones. Las ponen. Pedimos una última antes de irnos. En la ciudad de la furia, Soda Stereo, versión unplugged. La ponen. Casi diez minutos en que ninguno de los tres habla. Solo cantamos. Algunos otros hacen lo mismo. Se acaba. Es hora de salir a la superficie.

Pasada la medianoche. Caminamos hacia el Jirón de la Unión, que está a media cuadra, aún sin saber cuál será el siguiente bar. Un tumulto de gente se atiborra en forma semicircular en la esquina. Todos nos dan la espalda. Dos bomberos y un oficial de serenazgo conforman la multitud. La treintena de curiosos nos obstaculiza la vista. Rodeamos el semicírculo. La imagen dista de ser agradable. Un sujeto de unos treintaicinco años yace tendido sobre las losetas frías del mítico Jirón de la Unión. Inmóvil. Un charco de sangre le brota de la testa, se extiende más de un metro. Parece llevar allí buen tiempo. Varios curiosos se unen al espectáculo –si así puede llamársele. Uno de los recién llegados pregunta cómo sucedió. Uno de los bomberos contesta: Se tiró del tercer piso, de la discoteca. Señala el balcón del edificio desde donde se había lanzado. No hubo Bar Tour. Solo un agudo coloquio sobre lo sucedido. El Centro de Lima puede ser uno de los lugares más interesantes o más inhóspitos de la ciudad.

(incidencia: un viernes del verano de 2012, o 2013, o 2014)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s